ATAQUE DE PANICO

Un ataque de pánico se define como la aparición repentina de miedo intenso que llega a un pico en pocos minutos e incluye por lo menos cuatro de los siguientes síntomas:

  • una sensación de peligro inminente o muertesntomas_crisis_ansiedad
  • la necesidad de escapar
  • palpitaciones del corazón
  • transpiración
  • temblor
  • dificultad para respirar o una sensación de asfixia
  • una sensación de asfixia
  • dolor en el pecho o malestar
  • náuseas o molestias abdominales
  • mareos o vahídos
  • un sentido de las cosas que son irreales, la despersonalización
  • el miedo a perder el control o "volverse loco"
  • miedo a morir
  • sensación de hormigueo
  • escalofríos o rubor de calor

 

 

Dado que muchos de los síntomas del trastorno de pánico similares a los de enfermedades tales como enfermedad cardíaca, problemas de tiroides y trastornos respiratorios, las personas con trastorno de pánico suelen hacer muchas visitas a las salas de urgencias o consultorios médicos, convencidos de que tienen una enfermedad potencialmente mortal. A menudo se necesitan meses o años y una gran cantidad de frustración antes de recibir el diagnóstico correcto.


Antes de diagnosticar el trastorno de pánico hay que descartar con otras causas orgánicas como, hipoglucemia, hipertiroidismo, hipoparatiroidismo, síndrome de Cushing, feocromocitoma, epilepsia del lóbulo temporal, hiperventilación, intoxicación por cafeína, tras trono del sistema audiovestibular, prolapso de la válvula mitral.

 

Muchas personas que sufren de ataques de pánico no saben que tienen un trastorno real pero tratable.

 

TRATAMIENTO

 

Desde Pro Psicología se trabaja eficazmente para superar la crisis de angustia en terapia individual, grupal o con talleres específicos.

 

El tratamiento va dirigido por una parte a incorporar herramientas, como técnicas de relajación, hipnosis para contrarrestar los efectostratamiento_ansiedad de la hiperventilación y de la reacción neurovegetativa.

 

Por otra parte trabajar las interpretaciones catastróficas de las sensaciones corporales y los posibles conflictos emocionales tanto en la relación con uno mismo como con los demás que están desencadenado el pánico.

 

Otro trabajo fundamental va dirigido a comprender como el sentido de “sí mismo” se ve amenazado y el descontrol que acompaña en la pérdida del sentimiento de seguridad.


PREVALENCIA

El trastorno por pánico supone un importante problema de salud pública. Aproximadamente un 10 % de la población general ha sufrido alguna vez un ataque de ansiedad. Los índices de prevalencia se encuentran entre el 1 y el 2%. La edad varía aunque es más frecuente en la adolescencia tardía y alrededor de los 35 años.

 

El trastorno por ansiedad de separación en la infancia está asociado con el ataque de pánico.

 

crisis__ansiedad

Un 50 o un 60% de pacientes con crisis de ansiedad padecen depresión mayor.

 

Entre un 15 y un 30 % con pánico presentan fobia social; entre un 8 y 10 % sufren trastorno obsesivo el compulsivo, la fobia especifica se da entre el 10 y el 20 % de los pacientes y el trastorno por ansiedad generalizada el 25% (DSM-IV).

 

También suelen padecer un alto grado de hipocondría. La duración del trastorno puede ser entre semanas o varios años.

 

Sin un adecuado tratamiento el pronóstico a largo plazo es peor que la depresión ya que hay menor remisión espontanea de los síntomas.

 

El sufrimiento que conlleva el ataque de pánico puede dar lugar a otros problemas como abuso de drogas, alcoholismo o depresión.

 

Entre una crisis de pánico y otra suele haber ansiedad anticipatoria. Otro paso sería la agorafobia en el que la persona anticipa ansiosamente ataques de pánico, evitando situaciones en la que estos puedan sobrevenir.

 

 


CONSULTA



Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario